Ir a Inicio
  • Micaela Marreros Herrera Lo conocí en el 2007, lo admire siempre, su forma de enseñar, su paciencia con cada uno de nosotros, su… Escrito por Micaela Marreros Herrera
  • Laura Fernández Tuve el placer de conocerlo este verano en un curso de Pilates para niños. A parte de ser un muy… Escrito por Laura Fernández
  • Paulina Savall Javier… Tantas palabras han perdido su voz, que todo lo que pueda decir lleva inscrito ya tu nombre. En un… Escrito por Paulina Savall
  • Isabel Me gusta el Pilates porque cuando lo practico desaparecen todos los dolores que habian ido apareciendo poco a poco (de… Escrito por Isabel
  • Manuel Rudolph García ¿Porque me gusta PILATES? Pienso que Pilates no se limita a un entrenamiento de 50 minutos y para casa. Para… Escrito por
Jueves, 10 Mayo 2012 22:55

Glosario: Análisis del sistema muscular humano (VIII): Cintura Escapular: Músculo esternocleidomastoideo.

Escrito por 
Valora este artículo
(0 Votos)

Continuamos con la musculatura de la cintura escapular. Hoy nos ocupamos de este famoso músculo, sobre todo por su nombre impronunciable.

El músculo esternocleidomastoideo (Sternocleidomastoideus), conocido también como esternocleidooccipitomastoideo, y comúnmente abreviado ECM, es un músculo robusto situado a los lados del cuello, por debajo del músculo platisma y dentro de una vaina formada por la capa de revestimiento de la fascia cervical profunda.

ORIGEN

Se extiende desde el manubrio esternal y el tercio medial de la clavícula hasta la apófisis mastoides y la línea nucal superior del hueso occipital y divide ambos lados del cuello en regiones cervical anterior y lateral.

INSERCIÓN

El ECM presenta en su origen torácico dos porciones claramente definidas: una porción medial, inserta en el esternón, y otra lateral, inserta en la clavícula; la cabeza esternal y la cabeza clavicular respectivamente.

1. La cabeza esternal, arranca de la cara anterior del manubrio por medio de un tendón redondeado, que se entrecruza muchas veces, en su origen, con el del lado opuesto, y el cual no tarda en desaparecer hacia arriba en medio de los fascículos carnosos a que da origen. Estos fascículos continuando el trayecto del tendón, se dirigen oblicuamente hacia arriba y atrás, en sentido de la apófisis mastoides. A medida que se aleja del tórax, la cabeza esternal se ensancha paulatinamente hasta formar una masa muscular plana y delgada que cubre parcialmente las fibras claviculares situadas debajo de él. Finalmente se extiende sobre la cara lateral de la apófisis mastoides y termina, en parte, en la porción lateral de esta eminencia ósea y, en parte, en la porción lateral de la línea curva superior del occipital.

2. La cabeza clavicular, ancha y delgada desde su origen, se inserta en el tercio interno de la clavícula por una serie de lengüetas tendinosas, en su mayoría muy cortas. Los fascículos carnosos que las continúan se dirigen verticalmente hacia arriba; alcanzan pronto el borde posterior de la cabeza esternal, cuya dirección es oblicua, y en este punto se dividen en dos grupos; unos, que son la mayor parte, se colocan debajo de la cabeza esternal y van a fijarse en el vértice y el borde anterior de la apófisis mastoides. Los otros se flexionan hacia atrás, siguen la dirección de la cabeza esternal, con la cual se confunden, y alcanzando la línea nucal superior del hueso occipital, terminan en la parte lateral de esta línea curva.

INERVACIÓN

El nervio accesorio espinal (NC XI) provee la inervación motora del ECM; éste se dirige hacia abajo y atrás para penetrar en la cara profunda del músculo aproximadamente entre 4 a 6 cm por debajo del vértice de la apófisis mastoides; atraviesa comúnmente el músculo para llegar a la región cervical lateral, pero a veces ofrece una rama que penetra por la cara medial de este. Al igual que los nervios cutáneos situados en esa región, es muy fácil su sección accidental cuando se realiza la disección del ECM.

Un poco antes de ingresar en el músculo, o en el espesor del mismo, el accesorio espinal recibe fibras de las ramas dorsales de los nervios segundo cervical (C2) y tercer cervical (C3), los que llevan fibras aferentes destinadas al dolor y la propiocepción.

FUNCIÓN

Los ECM mueven las articulaciones craneovertebrales y/o las articulaciones intervertebrales cervicales. Las inserciones en los huesos temporales —línea nucal superior y apófisis mastoides— de estos músculos se sitúan posteriores al eje de las articulaciones atlanto occipitales (AO). Guardando la posición anatómica de la columna vertebral cervical, la contracción de ambos ECM —principalmente de las fibras más dorsales— produce extensión de la cabeza sobre las articulaciones AO y eleva el mentón. La contracción unilateral del ECM produce flexión lateral del cuello (inclinación homolateral del cuello) hacía dicho lado y rotación de la cabeza hacia el lado opuesto, de forma que el oído se aproxima al hombro ipsilateral —del mismo lado—, en tanto que el mentón gira y se eleva hacia el lado contralateral —opuesto—.

Cuando actúan de forma de forma conjunta —de modo bilateral—, los ECM flexionan fuertemente la cabeza y el cuello. Esta acción la pueden realizar de dos formas:

1. Con la cabeza inicialmente flexionada sobre las articulaciones AO por la acción de los músculos prevertebrales y/o los músculos suprahioideos e infrahioideos contra resistencia, los ECM —principalmente las fibras anteriores— flexionan toda la columna vertebral cervical, de modo que el mentón llega a tener contacto con el esternón. Sin embargo, normalmente en la posición anatómica —de píe—, es la gravedad el agente desencadenante de este movimiento.

2. Cuando actúan conjuntamente con (contra la resistencia proporcionada por ellos) los músculos extensores del cuello, la contracción bilateral puede flexionar la parte inferior del cuello al mismo tiempo que provoca extensión limitada de la articulación AO y por lo tanto de la parte superior del cuello, protuyendo la barbilla sin movilizarse la cabeza.

La contracción conjunta de los ECM, si la cabeza y el cuello se hallan en una posición fija, eleva las clavículas y el manubrio esternal y al mismo tiempo la parte anterior de las costillas. Debido a esto los ECM actúan como músculos accesorios de la respiración, asistiendo al movimiento de bombeo de la pared torácica.

VARIACIONES

El músculo esternocleidomastoideo puede presentar una inserción aponeurótica, situada generalmente en la proximidad de su extremidad inferior. Puede unirse en su borde posterior con el trapecio. La cabeza esternal puede ser doble en su inserción y en una extensión considerable de su trayecto. Lo es frecuentemente también la cabeza clavicular, cuyos dos fascículos se dirigen, uno a la apófisis mastoides y el otro a la línea nucal posterior. La coincidencia, en un mismo sujeto, de estas dos anomalías constituye un esternocleidomastoideo doble o de cuatro fascículos, un verdadero cuadrigémino de la cabeza, semejante disposición es normal en algunos animales, como en los hiénidos.

La inserción del fascículo clavicular del ECM en la apófisis transversal del axis, constituye el anormal músculo cleidoaxoideo.

El músculo supraclavicular surge del manubrio esternal, y a partir de allí —pasando por detrás del ECM— se dirige hacia la superficie de la cara superior de la clavícula, en donde toma inserción.

Leido 10203 veces

Suscríbete a nuestro Blog RSS




Universo Pilates

UPS

Fondo