Ir a Inicio
  • Micaela Marreros Herrera Lo conocí en el 2007, lo admire siempre, su forma de enseñar, su paciencia con cada uno de nosotros, su… Escrito por Micaela Marreros Herrera
  • Laura Fernández Tuve el placer de conocerlo este verano en un curso de Pilates para niños. A parte de ser un muy… Escrito por Laura Fernández
  • Paulina Savall Javier… Tantas palabras han perdido su voz, que todo lo que pueda decir lleva inscrito ya tu nombre. En un… Escrito por Paulina Savall
  • Isabel Me gusta el Pilates porque cuando lo practico desaparecen todos los dolores que habian ido apareciendo poco a poco (de… Escrito por Isabel
  • Manuel Rudolph García ¿Porque me gusta PILATES? Pienso que Pilates no se limita a un entrenamiento de 50 minutos y para casa. Para… Escrito por
Miércoles, 02 Noviembre 2011 12:30

Pilates en la escuela

Escrito por 
Valora este artículo
(6 Votos)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como "un estado de bienestar físico, mental y social completo". Para alcanzar ese estado ideal es importante la práctica habitual de ejercicio físico y los hábitos saludables desde la infancia.

Lamentablemente, las estadísticas hoy en día nos revelan que a consecuencia del alto nivel de sedentarismo, la mala alimentación y la falta de ejercicio físico adecuado, el porcentaje de obesidad y sobrepeso infantil que tenemos en nuestro país es realmente alarmante. La consecuencia no es otra sino adultos obesos y con sobrepeso, problemas cardio-respiratorios en edad adulta, lesiones de columna vertebral en particular y reumatológicos en general, etc. Todo ello tiene como consecuencia un alto índice de absentismo laboral. Queda patente la necesidad de muchos niños y niñas en edad escolar de realizar una actividad física complementaria, motivada por varias causas, como el sobrepeso, un desarrollo físico inadecuado, carencias físicas diversas, la necesidad de rehabilitación, etc. Aunque el principal motivo sería e de educar de un modo correcto al niño o la niña, enseñarle a utilizar su cuerpo para que de este modo se desarrolle de un modo sano sin riesgo de lesionarse con los movimientos de la vida diaria.

 

Partiendo de la premisa de que el movimiento cura, un niño es movimiento en estado puro. Y este movimiento intrínseco con el que nacemos va perdiéndose o deteriorándose en calidad con el paso del tiempo si no velamos por educarlo.

Desde la infancia deberían de educarnos en ese sentido, inculcandonos ergonomía postural y hábitos sanos y correctos, tales como higiene postural, aprender a moverse, aprender a ver la tele, aprender a comer y un largo etcétera que, en definitiva, nos proporcionaría una calidad de vida óptima y nos evitaría tener que realizar una reeducación futura en el caso de que surgiese cualquier tipo de desequilibrio físico. "Trabajar con un niño es como comenzar a pintar un cuadro con el lienzo en blanco. Se puede crear y construir. Darle vida, forma y color. Por el contrario trabajar sobre un cuadro ya pintado es una mera restauración". Debemos atenernos a las pautas prefijadas.

escuela

Universal Pilates® ha integrado el Método Pilates como herramienta extracurricular de modo que no sólo complete la Educación Física impartida en el Centro, sino que también inculque hábitos saludables en el alumnado. Por lo tanto, podemos dejar claro el objetivo perseguido al pretender implementar este método de movimientos conscientes desde la niñez: "Enseñar a los niños como principio básico para promover una sociedad sana". Una de las ventajas más llamativas al respecto es la de que no hay que reeducar. Simplemente con un mantenimiento y reajuste periódico, dependiendo siempre de la acción desempeñada por cada uno en particular, sería suficiente. El niño tiene de forma innata, un instinto natural de movimiento que automáticamente le refuerza la musculatura y por lo tanto le previene de lesiones. El cometido del padre, madre o educador no es otro que el de guiar ese instinto para que no caiga en el desuso como ha sucedido en la mayoría de los adultos, concentrándose principalmente en unas zonas y olvidando otras y, por lo tanto, sobrecargándolas. Aunque en todo momento nos estamos refiriendo al Método Pilates y al ejercicio físico, estaríamos faltando a la labor educadora sino se buscase a su vez inculcar valores y hábitos saludables -donde la higiene y el cuidado personal son fundamentales-, la comunicación y el uso de un lenguaje correcto, la generosidad y el trabajo en equipo, el concepto del bien, etc.

Dentro de estos valores la alimentación es un elemento clave para el desarrollo del niño. La actividad motriz también influye en su desarrollo psicológico, ya que toda experiencia de movimiento es la base para el desarrollo de los procesos mentales mediante la asimilación de las acciones motrices (engramas motores). El ejemplo más claro lo tenemos cuando comenzamos a contar: primero nos valemos siempre de los dedos.

El programa educativo abarca todas las fases de desarrollo evolutivo del niño. En primer lugar, el desarrollo psicomotor en edades tempranas de modo que se adquiera equilibrio y coordinación. Posteriormente comienzan a desarrollarse las cualidades elásticas y la fuerza muscular, seguidas de coordinación, destreza y capacidad aeróbica y, finalmente, la fuerza muscular máxima.

En definitiva, la medicina ha hecho más progresos a la hora de prolongar la esperanza de vida que en lo concerniente a la mejora de la calidad de la misma. Y es en ese aspecto donde una educación física adecuada, construida sobre unos pilares sólidos, va a marcar el desarrollo saludable y posterior calidad de vida de cualquier persona.

 

Leido 2822 veces

Suscríbete a nuestro Blog RSS




Universo Pilates

UPS

Fondo